Chagas crónico en la población de pacientes de un hospital oftalmológico

(Estudio comparativo de métodos serológicos para la detección de Chagas crónico) Dres. M. Chioconi, C. Nuñez, F. Santillán, M. Villada, M. T. Gómez - Hospital Oftalmológico Santa Lucía

(Estudio comparativo de métodos serológicos para la detección de Chagas crónico)
Dres. M. Chioconi, C. Nuñez, F. Santillán, M. Villada, M. T. Gómez –
Hospital Oftalmológico Santa Lucía
bibliotecasantalucia@speedy.com.ar

 

La enfermedad de Chagas es una parasitosis socioeconómica asociada a los hábitos de vida y el subdesarrollo de las poblaciones rurales en América Latina. Se estima que en Argentina hay 2.600.000 personas infectadas con el Trypanosoma cruzi. Entre los países limítrofes la tasa de prevalencia es mayor en Brazil que en Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay oscilando entre 5.000.000 y 37.000 individuos portadores de la infección. Esto representa el 7,9% de la población en Argentina, 4,3% de Brazil, 7,2% de Bolivia, 11% de Chile, 9,8% de Paraguay y 1,2% de Uruguay.(1)
La forma clínica mas frecuente de la enfermedad de Chagas Mazza es la asintomática y puede llegar a ser grave si no se la diagnostica de modo precoz.(2) En la fase aguda se pueden observar manifestaciones localizadas debido a la vía de entrada del inóculo parasitario. En el párpado se observa conjuntivitis, secresión y edema que evoluciona a la quemosis con oclusión palpebral. La fase aguda comienza a los 90 días y carece de manifestacioenes clínicas hasta que se instalan síntomas generalmente irreversibles de compromiso cardíaco, intestinal y neurológico. Aproximadamente 20% de los infectados en Argentina desarrolla trastornos cardíacos y en Brazil el 40% presenta alteraciones gastrointestinales.
La complicaciones neurológicas se han reconocido solo recientemente y se asocian a alteraciones degenerativas de las células nerviosas de los plexos intramurales del sistema nervioso autónomo y también del sistema nervioso central. A este último nivel se ha demostrado lesiones corticales y subcorticales con atrofia cerebral prematura. El deterioro del sistema nervioso periférico lleva a diversas manifestaciones secuelares incluyendo convulsiones, paraparesias y hemiparesias. También se ha demostrado la hipersensibilidad de algunos órganos como el ojo frente a drogas que actúan sobre el sistema nervioso autónomo como la pilocarpina. La forma crónica se asocia con mayor frecuencia de anisocoria y valores descendidos de la presion intraocular. Relacionadas con el deterioro neurológico asociado.(3-7)
Según la ley de Chagas No. 22360, resolución ministerial No. 2373, noviembre 8 de 1988, es indispensable la utilización de por lo menos dos técnicas serológicas normatizadas para el diagnóstico de Chagas crónico.
El objetivo de este trabajo fue comparar la sensibilidad, especificidad y valores predictivos positivos y negativos de distintas duplas serológicas propuestas por ley, tomando como referencia el método de Enzimo Inmuno Análisis (EIA) como el más sensible y la Inmuno Fluorescencia Indirecta (IFI) como el más específico.(8-10)

 

Materiales y Métodos

Se evaluaron 2.000 muestras séricas de una población de pacientes ambulatorios que concurrieron al Hospital Oftalmológico Santa Lucía por patologías oculares diversas entre agosto de 1997 y abril de 1998. Basándonos en el concepto de alta sensibilidad del EIA (Abbot), partimos de las muestras con resultados positivos realizándoles en forma paralela otros test serológicos: IFI (Biocientífica), hemaglutinación indirecta (HAI, Polychaco)) y Latex para aglutinación directa (AD, Wiener). Se duplicó el cutoff del EIA para aumentar la especificidad (EIA-RT2). Los resultados serológicos se analizaron según sexo, edad y procedencia. Los análisis estadísticos incluyeron test de pares discordantes de McNemar, coeficiente de correlación de Spearman y test de Student.

 

Resultados

Partiendo de los sueros positivos por EIA, se observó que EIA-RT2, IFI y AI son comparables, no así la AD (gráfico 1). No se encontró relación estadísticamente significativa entre positividad y edad o positividad y sexo. Las combinaciones metodológicas más adecuadas, según sensibilidad más especificidad, para el screening serológico de la enfermedad de Chagas son: EIART2/IFI y EIART2/HAI (gráfico 2).
Para evaluar las áreas endémicas más relevantes consideramos 96 pacientes seropositivos con procedencia conocida y comparamos a la Argentina con a) países limítrofes y b) provincias argentinas. En ambos casos se seleccionaron las áreas con mayor número de casos.
La prevalencia de Chagas crónico en esta población de Argentina es similar a la de Bolivia y superada por Paraguay (gráfico 3). Las áreas endémicas más importantes de nuestro país son Chaco y Santiago del Estero. En base a una encuesta realizada a los pacientes en el momento de la entrega de los resultados, el 78% de los pacientes seropositivos desconocían su condición de tal.

Conclusiones

La alta prevalencia de enfermedad de Chagas en las poblaciones que asisten no sólo a los hospitales generales sino también  a los especializados como el Hospital Oftalmológico Santa Lucía, requiere de una concientización por parte del médico especialista. El Chagas, es una enfermedad económica-social que puede tener manifestaciones oculares, ya sea primarias, detectada por lo general en los sitios en los que habita la población, y secundarias en la fase crónica. Es importante destacar el desconocimiento de la población de pacientes oftalmológicos de su enfermedad.

Bibliografía

  • Schumunis G. Trypanosoma cruzi, the etiologic agent of Chagas’ disease: status in the blood in endemic and nonendemic countries. Transfusion 1991;31:547-55.
  • Tanonitz H, Kirchhoff L, Simon D. Chagas’ disease. Clinical Microbiology Reviews 1992;5:400-19.
  • Idiaques J. Parasympathetic denervation of the iris in Chagas disease. Clin Auton Res 1992;277-9.
  • Prata JA, Prata JAJ, Castro CN et al. Anisocoria na fase cronica da doenca d Chagas. Rev Soc Bras Med Trop 1995;29:131-3.
  • Idem. A pupila na fase cronica da doenca de Chagas e reaco a pilocarpina e fenilefrina. Rev Soc Bra Med Trop 1996;29:567-70.
  • Idem. Pressao intra-ocular na forma cronica da doenca de Chagas. Arq Bras Oftalmol 1997;60:99-102.
  • Lowenfeld IE. Simple central anisocoria. Trans Am Acad Ophthalmol Otolaryngol 1997;83:832-9.
  • DeRissio A. El laboratorio en la enfermedad de Chagas. Instituto Nacional de Parasitología Dr. Mario Fatala Chaben, 1998.
  • Bernard JC, Morin JF. Inmuno Stat, Outils Statistiques in Inmuno-analyse Ed. Nucleon, París, pág. 246.
  • World Health Organization. Control of Chagas disease. WHO technical report series 811, 1991.